Documento sin título

La calidad de la educación superior y la reestructuración del programa de tutoría

The quality of higher education and the restructuring of the tutoring program


A qualidade do ensino superior e a reestruturação do programa de tutoria

Ivonne Rodríguez Pérez
Universidad Autónoma del Estado de México, México
irodriguezperez@yahoo.com


Resumen
Para que la educación superior sea parte de la sociedad del conocimiento necesita replantear la forma de enseñar, de manera que genere en los alumnos, aprendizaje autodirigido, educación a lo largo de la vida, y una formación integral.

Los altos índices de reprobación y deserción, rezago y bajos índices de eficiencia terminal, son retos que tienen que enfrentar las Instituciones de Educación Superior (IES). Para tratar de disminuir la situación anterior se implementan diversas estrategias, una de ellas es orientar académicamente al alumno, al considerar que los alumnos tienen capacidades y potencialidades propias. Por ello cada estudiante requiere un acompañamiento personalizado, que le proporcione los fundamentos necesarios para tomar mejores decisiones respecto a su formación profesional. La actividad tutorial tiene una especial relevancia, ya que complementa la labor docente.

El objetivo de este trabajo fue mejorar la calidad del proceso educativo a través de la atención personalizada a los problemas que intervienen en el desempeño académico de los estudiantes, para de esta manera lograr disminuir los porcentajes de reprobación y deserción. Al considerar lo anterior surge la necesidad de modificar el programa de tutoría con forme a las nuevas necesidades de los estudiantes, así como de una renovación de las estrategias tutoriales. La metodología utilizada fue hacer un diagnóstico de los problemas presentados por los alumnos durante 2016. Con base en los datos recabados se procedió al análisis de estos y se encontró lo siguiente: problemas de tipo académico en diversas áreas del conocimiento, con acento en el área de matemáticas; problemas de hábitos de estudio, de comprensión lectora, administración del tiempo, entre otros. Por ello, fue necesario modificar el  programa de tutoría académica, con las estrategias a seguir para atender las necesidades detectadas en los alumnos, modificar la actividad tutorial, dar seguimiento y evaluar las acciones de los tutores.

Palabras clave: programa, tutoría, calidad, educación.

Abstract
In order for higher education to be a part of the knowledge society we need to rethink how to teach so we can generate in the students self-directed learning, lifelong education, and comprehensive training.
The high rates of failure and dropout, lag and low levels of terminal efficiency are challenges that Higher Education Institutions (IES) have to face. To try to reduce the previous situation, several strategies are implemented, one of which is to orient the student academically, considering that the students have their own capabilities and potentialities. Therefore, each student requires personalized attention, which provides him with the necessary fundamentals to make better decisions regarding his professional training. The tutorial activity has a special relevance, since it complements the teaching work.
The objective of the work was to improve the quality of the educational process through personalized attention to the problems involved in the students' academic performance, in order to reduce the percentages of failure and desertion. Considering the above, there is a need to modify the tutoring program to the new needs of students, as well as a renewal of tutorial strategies. The methodology used was to make a diagnosis of the problems presented by the students during a year, based on the collected data, we proceeded to the analysis of these, finding the following: problems of academic type in various areas of knowledge, with emphasis in the area of mathematics, problems regarding habits of study, reading comprehension, administration of ttime, among others. Therefore it was necessary to modify the academic tutoring program, with the inclusion of strategies thought to meet the needs detected in the students, and ot modify the tutorial activity to follow up and evaluate the actions of the tutors.

Keywords: program, tutoring, quality, education.

Resumo
Para que a educação superior seja parte da sociedade do conhecimento, precisa repensar o modo de ensino, de modo a gerar nos alunos, a aprendizagem autodirigida, a educação permanente e uma formação integral.

As altas taxas de falha e abandono escolar, atraso e baixos níveis de eficiência terminal são os desafios enfrentados pelas Instituições de Ensino Superior (IES). Para tentar reduzir a situação anterior, várias estratégias são implementadas, uma delas é orientar o aluno academicamente, considerando que os alunos têm suas próprias capacidades e potencialidades. É por isso que cada aluno exige um acompanhamento personalizado, o que lhe proporciona os fundamentos necessários para tomar melhores decisões em relação ao treinamento profissional. A atividade de tutorial tem especial relevância, já que complementa o trabalho de ensino.

O objetivo deste trabalho foi melhorar a qualidade do processo educacional através da atenção personalizada aos problemas envolvidos no desempenho acadêmico dos alunos, a fim de reduzir as taxas de falha e abandono escolar. Ao considerar o acima, é necessário modificar o programa de tutoria de acordo com as novas necessidades dos alunos, bem como uma renovação das estratégias de tutorial. A metodologia utilizada foi o diagnóstico dos problemas apresentados pelos alunos em 2016. Com base nos dados coletados, a análise destes foi realizada e os seguintes foram encontrados: problemas acadêmicos em diferentes áreas do conhecimento, com ênfase na área de matemática; problemas de hábitos de estudo, compreensão de leitura, gerenciamento de tempo, entre outros. Portanto, foi necessário modificar o programa de tutoria acadêmica, com as estratégias a seguir para atender às necessidades detectadas nos alunos, modificar a atividade do tutorial, monitorar e avaliar as ações dos tutores.

Palavras-chave: programa, tutoria, qualidade, educação.

Fecha Recepción: Marzo 2017     Fecha Aceptación: Julio 2017


Introducción
El concepto de tutoría aparece en los modelos educativos flexibles, al considerar la necesidad de acompañar los procesos de toma de decisiones tanto en lo académico como en lo personal de los estudiantes.
A la tutoría se le define como: la atención personalizada y comprometida del tutor en relación con el alumno; es orientar, guiar, informar y formar al alumno en diferentes aspectos y momentos de su trayectoria académica, integrando funciones administrativas, académicas, psicopedagógicas, motivacionales y de apoyo personal.

Las universidades inglesas y norteamericanas impulsan la educación individualizada. Por tal razón, la actividad docente se diversifica incorporando tareas  como docencia frente a grupo, trabajo con pequeños grupos y las actividades de atención personalizada. En los Estados Unidos y Canadá, así como en algunos países europeos, se han creado centros específicamente orientados para atender  requerimientos académicos y personales de los estudiantes.

En los países hispanoamericanos son conocidas ciertas experiencias. En nuestro país, la tutoría aparece en los inicios de la década de 1940 en la UNAM, específicamente en los estudios de posgrado de la Facultad de Química. Desde 1970 el sistema tutorial consiste en responsabilizar al estudiante y al tutor del desarrollo de actividades académicas y de la realización de proyectos de investigación de interés común. Esta actividad se encuentra  fundamentada en las Normas Complementarias al Reglamento General de Estudios de Posgrado. En 1972 se incorpora la actividad tutorial en el Sistema de Universidad Abierta (SUA) en la UNAM; en 1991 en la Facultad de Medicina (ANUIES, 2001).

Recientemente surgieron propuestas como la que se aplica en los bachilleratos de  la Universidad de la Ciudad de México, en los cuales la tutoría representa un elemento básico de su modelo educativo. La actividad de los profesores principalmente tutorial, atiende de manera individualizada a los estudiantes, los cuales avanzan a su propio ritmo, dentro de un esquema curricular muy flexible.

Las Instituciones de Educación Superior se han dado a la tarea de implementar programas que incrementan la posibilidad de ajustar la ayuda pedagógica que se brinda a los sujetos en formación; los programas tutoriales, son algunos de ellos (Díaz de Cossio, 1998). Estos constituyen una de las estrategias fundamentales para potenciar la formación integral y facilitar la adaptación del sujeto en formación al ambiente universitario así como mejorar sus habilidades de estudio y de trabajo a través de la atención puntual de problemas específicos de las trayectorias escolares (ANUIES, 2001).

La atención personalizada por parte del profesor favorece una mejor comprensión de los problemas que enfrenta el sujeto en formación en lo que se refiere a su adaptación al ambiente universitario, a las condiciones individuales para un desempeño aceptable durante su formación y para el logro de los objetivos académicos que le permitirán enfrentar los compromisos de su futura práctica profesional (ANUIES, 2001). Por otra parte, la tutoría es una actividad académica que contribuye a la formación integral de los estudiantes, se dirige a mejorar su rendimiento académico, ayuda a solucionar sus problemas escolares y a que desarrolle hábitos de estudio, trabajo, reflexión y convivencia social (Lugo y León, 2008 en: Modelo Universitario, 2010). Es necesario enfatizar que la actividad tutorial es complementaria a la práctica docente.

Las IES considerando los procesos de oferta y demanda a los que se enfrentan, deben preocuparse por ofrecer programas incorporando habilidades y destrezas solicitadas en el campo laboral para así elevar la calidad educativa. Una respuesta a esta situación es la flexibilización de los programas educativos y con esto surge la necesidad de brindar un acompañamiento de los estudiantes mediante un programa de tutoría académica. A continuación se listan algunos ejemplos de estos.

En la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo la tutoría ofrece asistencia al estudiante a lo largo de su trayectoria escolar, con apoyo de un asesor psicológico, un trabajador social y un maestro orientador.  En 1992 se estableció la función tutorial en la Universidad de Guadalajara. También en instituciones particulares, tales como la Universidad Anáhuac, la Universidad Iberoamericana y el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) se brinda este servicio.

El caso específico a tratar es el Programa Institucional de Tutoría Académica de la UAEM, el cual comenzó a operar simultáneamente con el Modelo Institucional de Innovación Curricular, a partir del Plan Rector de Desarrollo Institucional 2001-2006, donde se pretendía influir de forma determinante en “...el desarrollo integral del estudiante, ya que además del apoyo académico-disciplinar tiene una función formativa. Por tal motivo, la figura del tutor requiere de una preparación especial, es decir, que los alumnos cuenten con el apoyo de un profesor que guíe sus esfuerzos y habilidades individuales y grupales de autoaprendizaje, personas que los induzcan a la investigación y a la práctica profesional y que sean ejemplos de compromiso con los valores académicos, humanísticos y sociales que la UAEM promueve, así como de una decidida identificación institucional” (Plan Rector de Desarrollo Institucional 2001-2006, p.82). El programa surgió con la finalidad de orientar al  alumno en las decisiones sobre su trayectoria académica y apoyar su aprovechamiento académico, mediante la figura del tutor.
El objetivo fue mejorar el programa de tutoría académica para que dé respuesta a las necesidades académicas de los alumnos y con ello tratar de disminuir el abandono y los índices de reprobación. Al obtener lo anterior se puede elevar la calidad educativa.  
Programa de Tutoría de la Universidad Autónoma del Estado de México
En 2001, la UAEM  se desarrolló el Modelo Institucional de Innovación Curricular (MIIC), que “se orienta a la transformación de la formación profesional universitaria, de una centrada en campos disciplinarios independientes a una más integral, donde la visión inter y transdisciplinaria para el estudio de los fenómenos completos del conocimiento y de solución profesional sea la constante” (Moreno, 2005: 1).

El objetivo de este es la formación de profesionales que responda y se ajuste permanentemente a las demandas sociales y a los avances científicos, humanísticos y tecnológicos; promueva una  formación centrada en el aprendiz, así como la articulación equilibrada del saber (conocimientos), saber hacer (procedimientos), saber ser (valores) que propicien un pensamiento crítico y desarrollen la capacidad de solucionar problemas, tanto en el contexto teórico disciplinar, como en el social (campo real inserción de la profesión), con una visión inter y transdisciplinaria (Moreno, 2005: 8).

Considerando lo anterior existe la necesidad de implementar “programas de apoyo curriculares, tales como la tutoría y el intercambio académico que fortalezcan la trayectoria escolar del estudiante y su proyectos en otros ámbitos institucionales” (Moreno, 2005: 9).

La UAEM en septiembre del 2001 inició en forma institucional la actividad tutorial  a través del Programa Institucional  de Tutoría  Académica (Proinsta) que tiene como objetivo promover la formación académica del estudiante de la UAEM, brindándole apoyo a lo largo de su trayectoria escolar con asesorías en el área disciplinar, a fin de que cuente con mayores oportunidades para su éxito académico y profesional.

Las fases de instrumentación del programa son: Introducción a los docentes que fungirán como coordinadores en cada plantel,  conformación y capacitación de los tutores, implantar el Programa Institucional de Tutoría Académica,  seguimiento del programa mediante la entrega de reportes periódicos (trimestrales y semestrales), así como juntas trimestrales con los coordinadores de cada espacio para retroalimentar el proceso de tutoría, evaluación del programa para  identificar, analizar los indicadores de reprobación, deserción, rezago, así como el índice de eficiencia terminal; información indispensable para la toma de decisiones y evaluación del programa institucional.

Como se puede identificar, una de las principales actividades que se llevaban a cabo en el programa de tutoría es la de capacitar a los tutores de cada organismo, con la finalidad de dar a conocer los principales aspectos de  esta y el proceso a seguir para elaborar su propio programa de tutoría, con base en las características y necesidades propias de cada programa educativo que imparten.

Su implementación ha sido progresiva y a partir del año 2008 se contó con una herramienta electrónica para el manejo de información, el Sistema Inteligente para la Tutoría Académica (SITA) (UAEMéx, 2009: 3-4), que fue útil para el registro de las actividades de los tutores y para el seguimiento de indicadores del programa desde distintos niveles, alumno-tutor-coordinador. Pero las necesidades de los alumnos cambiaron y por tanto se debe reestructurar el programa de tutoría.

Materiales y métodos
Al llevar a cabo una revisión de los reportes entregados por los tutores de cada uno de los grupos de la carrera de ingeniería en computación -los cuales a su vez fueron generados por el sistema de tutoría, reflejados en los índices de reprobación y deserción- se identificó un desfase de la Tutoría Académica con relación a las nuevas necesidades de atención de los estudiantes, así como la exigencia de renovar la estrategia de tutorial.
La metodología que se utilizó para llevar a cabo la investigación fue hacer un diagnóstico y posteriormente un ánalisis de los problemas que se presentan en los estudiantes de la carrera de Ingeniería en Computación del Centro Universitario, puesta en marcha como parte del sistema reestructurado y evaluación del mismo. Esto con el fin de restructurar el programa de Tutoría y atender las necesidades de los alumnos, para posteriormente realizar la propuesta de modificación al sistema de tutoría 

El diagnóstico se realizó considerando los reportes semestrales y anuales entregados por los tutores de cada uno de los grupos. En este caso son 10 grupos por semestre, con un total de 515 alumnos. En estos se ven reflejados los problemas en forma individual y por grupos de indicadores, entre los que se encuentran:

Sobresaliente: Son alumnos que no tienen ninguna materia reprobada y su promedio es mayor o igual a 9.
Regulares: Son alumnos que no tienen materias reprobadas, no se considera el promedio.
Irregulares: Son alumnos que tienen una o dos materias reprobadas. También se incluyen a los que tienen necesidades específicas, o alumnos que tienen alguna capacidad diferente.
En situación de riesgo: Alumnos que están cursando por segunda ocasión una materia y además tienen materias reprobadas.

Los reportes mostraron también los problemas que más presentaban los alumnos, siendo estos:
Problemas en el área de matemáticas (73%):  El bajo rendimiento de los alumnos en esta área se ve reflejado en los altos índices de reprobación,  y por consecuencia, el índice de recurso de las materias.  Entre estas se encuentran álgreba lineal, álgebra superior, cálculo I, II y III, geometría analítica, análisis de fourier, entre otras. En algunas ocasiones se traduce en deserción.

Falta de hábitos de estudio (69%): El tiempo que le dedican los alumnos a estudiar fuera de la escuela va de dos  a máximo tres horas. Los avances tecnológicos suelen ser un arma de doble filo para el aprendizaje, ya que los estudiantes pasan mucho tiempo en las redes sociales, con el celular, videojuegos, entre otros.

Falta de comprensión lectora (60%): Los alumnos leen pero generalmente no realizan una reflexión de la lecura, no la analizan. En resumen no tienen hábito de leer.

Mala administración del tiempo (42%): Generalmente no planean, no asignan prioridades para realizan sus actividades.  

Conocimientos previos deficientes (42%): La falta de conocimientos previos básicos,  dificultad en el análisis y elaboración de trabajos,  los altos índices de reprobación en el semestre son situaciones que afectan la seriación de unidades de aprendizaje e incrementar el rezago,  entre otros.

Problemas en programación (58%): Los alumnos no cuentan con los conocimientos necesarios para resolver problemas con el uso de la computadora y un lenguaje de programación, lo que incrementa los índices de programación.

Considerando los problemas anteriores al igual que los reportes generados por el sistema de tutoría y las actividades que realizaban los tutores, fue necesario modificar el sistema integrando para tomar en cuenta  la normatividad institucional, un procedimiento que oriente el flujo de la información entre los distintos actores y los procesos; un programa de capacitación para tutores y coordinadores de tutoría; y mejorar el software existente para que contenga las actividades que realiza el tutor y las evidencias necesarias para su evaluación. Esto constituye un recurso para detectar, atender, dar seguimiento y tratar de solucionar algunos problemas y necesidades de los estudiantes para su formación integral.

Por todo lo anterior, existe la necesidad de contar con un tutor con mayores competencias para fortalecer tanto la trayectoria académica de los estudiantes, como su propio desarrollo integral. Esta figura será un apoyo en la toma de decisiones para la selección de unidades de aprendizaje que integran su plan de estudios y para fortalecer las estrategias de trabajo individual y grupal durante su trayectoria escolar.

Restructuración  del sistema de tutoría

A continuación se mencionan algunos puntos para la renovación del programa de tutoría entre los que se incluyen los lineamientos generales, alternativas para realizarse y las funciones del tutor, las cuales están integradas en el sistema computacional modificado.
En la figura 1, se muestran las líneas que sigue el programa de tutoría académica.


Figura 1.  Líneas generales de Tutoría Académica.

Fuente: Elaboración propia

Alternativas para realizar Tutoría Académica
El programa también establece una diferencia entre la asesoría académica y la tutoría. La primera consiste en consultas que brinda un profesor (asesor) fuera de lo que se considera su tiempo docente para resolver dudas o preguntas sobre temas específicos que domina, ya sea a un alumno o a un grupo de alumnos (ANUIES, 2001). Por el contrario, la tutoría es el método de enseñanza por medio del cual un estudiante o un grupo de estudiantes reciben educación personalizada e individualizada de parte de un profesor. Consiste en la orientación sistemática que proporciona un profesor para apoyar el avance académico de un estudiante conforme a sus necesidades y requerimientos particulares (ANUIES, 2001).
Se distinguen varios tipos:
Tutoría individual. Atención personalizada al alumno por parte del tutor que lo asiste durante su trayectoria académica.
Tutoría grupal. Atención a un grupo de estudiantes con afinidad en características, intereses y problemáticas generales.
Tutoría de Pares. Está constituida por alumnos que enseñarán a otros a solucionar un problema o completar una tarea. La aplicación de este tipo de tutoría es para aprovechar las capacidades de estudiantes sobresalientes mediante un programa de mentoría académica.

Tutor académico
Este juega un papel importante, ya que apoya a los estudiantes a estimular sus capacidades de toma de decisiones y resolución de problemas. Por ello, el tutor debe contar con las herramientas necesarias para detectar las actitudes y aptitudes de los estudiantes para contribuir en su formación integral.
Por lo anterior la tutoría debe vincular diversas instancias y personas que participen en el proceso educativo. En la tabla 1 se muestran las funciones del tutor y las actividades a realizar.

Tabla 1. Funciones generales del tutor.

Funciones

Actividades a realizar

Verificar la situación integral en la que los tutorados se encuentran, de tal manera que se elabore un perfil identificando las principales necesidades e intereses del alumno.

a) Entrevista a los tutorados.
b) El tutor es el responsable de realizar el diagnóstico de cada tutorado asignado, consultando el sistema de información respecto a:
Estudio Socioeconómico
Trayectoria Académica
Resultado del EXANI

Elaborar el plan de trabajo específico con acciones y estrategias acorde al perfil de cada tutorado y en respuesta al diagnóstico.

Programar las actividades y metas orientadas a mejorar la condición del estudiante, indicando las medidas y estrategias de atención que desarrollará en diferentes instancias.

Evaluar los logros obtenidos durante el periodo escolar.

Elaborar el reporte final, donde se describe el avance académico de los tutorados.
Verificar las evidencias de las actividades tutoriales
Realizar recomendaciones para el seguimiento de los tutorados, con el  soporte de un expediente en físico o digital.

Fuente: Creación propia

A continuación se muestran las funciones específicas que debe realizar el tutor con relación a la restructuración del sistema de tutoría.

Tabla 2. Funciones específica del tutor.

Funciones especificas

Actividades

Promover competencias básicas comunicativas, de aprendizaje, razonamiento, socialización, autoestima y culturales.

1.-Capacitar a los alumnos en habilidades de lectura y escritura, así como en procesos de comunicación oral y escrita, y de aprendizaje.                                                                                                                          
2.-Realizar actividades para desarrollar la creatividad, toma de decisiones y solución problemas
3.-Desarrollar e instrumentar estrategias de aprendizaje y técnicas de estudios para favorecer el aprendizaje significativo de los alumnos
4.-Organizar actividades en las cuales los estudiantes fortalezcan actitudes encaminadas a la práctica de estilos de vida saludable, al desarrollo sustentable, la cultura cívica, la responsabilidad social, el humanismo y el bienestar común.
5.-Involucrar a los alumnos en actividades que desarrollen su sentido de responsabilidad individual y colectiva, de autoestima, autocontrol y sociabilidad.         
6.-Impulsar la participación de los alumnos en actividades artísticas y culturales como complemento de su formación integral.

Desarrollar capacidades que contribuyan a la empleabilidad pertinente y oportuna.

1.-Reforzar la capacidad de los estudiantes para planificar y administrar el tiempo y los recursos humanos y materiales
2.-Conducir a los alumnos al desarrollo de habilidades, destrezas y actitudes para el trabajo en equipo, promoviendo la vocación de servicio, liderazgo, negociación y cumplimiento de metas, en los distintos ámbitos del desempeño profesional.
3.-Habilitar a los estudiantes en el uso de las TIC para la búsqueda, análisis y sistematización de la información que les permita adquirir nuevos conocimientos y que favorezca una empleabilidad pertinente

Asesorar inscripciones que integren el desempeño escolar y el plan de estudios

1.-Asesorar la inscripción oportuna, con carga académica viable, equilibrada y pertinente
2.-Apoyar la solución de problemas académico-administrativos para facilitar la inscripción
3.-Guiar la elección e inscripción de cursos en períodos intensivos.

Facilitar la integración escolar y promover el uso de programas y servicios institucionales.

1.-Identificar alumnos en condición vulnerable y facilitar su participación en programas de apoyo institucional.
2.-Divulgar la normatividad relativa a la permanencia académica.
3.-Brindar información sobre procesos y trámites de las dependencias de apoyo al estudiante.

Fuente: Creación propia

Como se puede observar en la Tabla 2, las actividades que se proponen para que el tutor lleve a cabo van encaminadas a dar solución a los problemas detectados en los alumnos.  Estas actividades se agregarán en el sistema de tutoría para que sean registradas y validadas. Así se minimizará el rezago y la tasa de reprobación de los alumnos.
Adicionalmente, también se contemplan las siguientes actividades: reforzar aprendizajes para evitar la reprobación y el abandono escolar, impulsar y mejorar la preparación académica y el progreso profesional,  y reforzar aprendizajes para evitar la reprobación y el abandono escolar.

Resultados
Una vez que se ha restructurado el sistema de tutoría y este es acorde a las necesidades detectadas de los alumnos se hará lo siguiente:

Proporcionarle al tutor de cada grupo su login y clave de acceso, para que le permita manejar el sistema.
Al inicio del semestre, el tutor entrará al sistema y capturará el plan de acción tutorial para el periodo en curso.

Lo primero que se deberá hacer es el diagnóstico, en el cual se sugiere considerar los antecedentes académicos de los alumnos (se puede consultar la trayectoria académica del sistema), así como hábitos de estudio y prácticas escolares. Posteriormente se podrá establecer las áreas de riesgo y la clasificación de los alumnos con los que estará trabajando (Alumnos sin riesgo, en riesgo bajo, en riesgo medio y en riesgo alto) con lo cual se establecerá un plan de acción acorde a las necesidades de cada grupo de tutorados.

Una vez realizado el diagnóstico, se planteará el objetivo general del plan de tutoría así como los objetivos particulares, especificando las actividades de seguimiento y los actores que también proporcionarán apoyo.

A continuación se definirán las actividades que se van a llevar acabo, considerando el diagnóstico. Las actividades se seleccionan de  las especificadas en la tabla 2.

Por último, se determinarán las metas con base en las necesidades y prioridades para el periodo en curso.

Los indicadores se han movido poco pero solo se ha  trabajado un semestre con el sistema. A partir de ellos se han implementado acciones como: círculos de lectura; asesorías disciplinares de distintas áreas con  prioridad en matemáticas y programación; se estableció el programa de mentorías académicas el cual consiste en que alumnos con los mejores promedios y de semestres altos apoyen a sus compañeros, con problemas académicos; se brindó mayor asesoramiento para la inscripción de los alumnos y se canalizaron alumnos para atención especializada.

La validación de actividades
En el sistema de tutoría se puede tener acceso a las calificaciones de los estudiantes. Además cuenta con avisos donde se indican su situación, si se encuentran en riesgo, si son irregulares, número de exámenes reprobados, promedio general, si está cursando una unidad de aprendizaje por segunda vez, entre otros factores. Con la información anterior se realizará la toma de decisiones para las estrategias a seguir.
Para desarrollar la actividad de tutoría, los tutores deben recibir una capacitación previa que les proporcione los conocimientos y habilidades mínimos para el desempeño de la actividad tutorial, así como del manejo del sistema.
La actividad de tutoría constituye una función sustantiva de la actividad docente, por lo que deberá ser reconocida como tal y valorada adecuadamente en el  programa de estímulo al desempeño docente.

La evaluación del programa de tutoría se debe reflejar en la disminución del rezago, deserción y el incremento en el índice de eficiencia terminal.

Conclusiones

La tutoría académica constituye una de las estrategias fundamentales, en la nueva visión de la educación superior, un instrumento que puede potenciar la formación integral del alumno con una visión humanista y responsable. Como modalidad en la práctica docente no sustituye a la docencia frente grupo, sino que la complementa. Como instrumento de cambio, podrá reforzar los programas de apoyo integral a los estudiantes en el campo académico, cultural y de desarrollo humano en la búsqueda de la atención individualizada del estudiante en el proceso formativo.

El uso de los modelos centrados en el estudiante y la orientación al aprendizaje son los requisitos para la transformación de las IES. La tutoría constituye un recurso para acelerar el proceso. Sin embargo, tomar la decisión de utilizarla y aprovechar su potencial requiere capacitación y colaboración por parte de los distintos actores universitarios.

Se requiere modificar el paradigma educativo actual, por uno en el que la formación de los estudiantes sea integral, es decir, que desarrolle valores, actitudes, habilidades, destrezas y aprendizajes significativos. Para ello es necesario cambiar el rol que ha desempeñado el docente de transmisor de conocimiento a facilitador, orientador, tutor o asesor de los alumnos, con el fin  de que tenga una formación integral y le permita desenvolverse en el mundo laboral.

La incorporación de la tutoría en las actividades académicas de las instituciones requiere de la construcción de un programa institucional de tutoría académica. Para ello es necesario establecer los objetivos y modelos de intervención. Así como establecer las necesidades que constituyen la tutoría y el conjunto de actividades esenciales para un proceso formativo de calidad.

A través de la acción tutorial se revitaliza la práctica de la docencia por varias razones: el docente planifica la tutoría en función de la situación específica del estudiante, lo que lo enfrenta con realidades y necesidades que debe atender  o canalizar a través de estrategias de enseñanza específicas. A partir de ello se generan nuevos contextos y oportunidades para el aprendizaje (Díaz Villa. 2002) del alumno y el tutor. La tutoría inserta en modalidades flexibles de organización escolar y avance curricular, multiplica los perfiles específicos de egreso posibles, así como los planes de carrera y vida a los que el estudiante puede aspirar.

La acción tutorial ayuda a integrar conocimientos y experiencias de los diversos factores que inciden en el desempeño académico del estudiante, lo cual amplia la relación alumno-docente, más allá de los contenidos específicos de una asignatura, o de las dinámicas grupales que en el aula se puedan generar.

Al restructurar el programa de tutoría se pretende que con el seguimiento a las actividades tutoriales, los índices de reprobación y rezago disminuyan.

Bibliografía
ANUIES.(2001). Programa Institucional de Tutorías. Una Propuesta para la organización y funcionamiento de la IES. México.
Cárdenas, Ma. Ángela (2011). Perfil y funciones del tutor. Recursos para la canalización. Mayo 26, 2017. Sitio web
http://www.tutoria.unam.mx/EUT2010/memoriaEUT/htmls/bienvenida.html
Delors, J (1996). La educación encierra un Tesoro.Informe de la Comisión internacional para la educación en el siglo XXI. UNESCO.
Díaz Barriga, F. (2005). Enseñanza Situada: Vínculo entre la Escuela y la Vida. McGraw-Hill. México, D.F.
Díaz de Cossio, R (1998). En ANUIES. Programa Institucional de Tutorías. Una Propuesta para la organización y funcionamiento de la IES. México.
Díaz, Mario. (2002). Flexibilidad y educación Superior en Colombia. Mayo 23, 2017. Sitio web http://ue.fcien.edu.uy/archivos/FES_Colombia.pdf.
Latapi Sarre, Pablo (1988). La enseñanza tutorial: elementos para una propuesta orientada a elevar la calidad. ANUIES. Revista de la Educación Superior No. 68.México D. F
Molina, Margarita (2004). La tutoría, una estrategia para mejorar la calidad de la educación superior. Unión de Universidades de América Latina (UDUAL).
Rodríguez, Sebastián (2012). Manual de Tutoría Universitaria Recursos para la Acción. Universidad de Barcelona.
Sánchez, S.D. (1995). Modelos Académicos. ANUIES. México, D.F.
UAEM (2009). Programa Institucional de Tutoría Académica. 2009-2013. Secretaría de Docencia. Dirección de Desarrollo del Personal Académico. Universidad Autónoma del Estado de México. México
UAEM (2001a). Manual del tutor de la UAEM. ProInsTA. Secretaría de Docencia. Dirección de Desarrollo del Personal Académico. Universidad Autónoma del Estado de México. México
UAEM (2001b). Programa Institucional de Tutoría Académica (2001 – 2005) ProInsTA. Secretaría de Docencia. Dirección de Desarrollo del Personal Académico. Universidad Autónoma del Estado de México. México
Yus, R. (1996).Temas transversales: hacia una nueva escuela. Grao Barcelona, España.
Zabalza, M. A. (2003). Competencias docentes del profesorado universitario. Calidad y desarrollo profesional. España. ed Narcea.

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.